PAT Internacional

La propuesta fue tentadora: -¿Chama por qué no nos vamos a Oporto por unos días? En principio ni lo consideré. La vida de becaria no te da mucha holgura económica, pero ante la insistencia de mi amiga al mes estábamos volando a Portugal.